Mascotas y niños. Una bonita combinación.

Los niños y las mascotas son una gran combinación, pero para formar un tándem casi perfecto debemos revisar algunos consejos que nos harán la vida en familia mucho más llevadera.

Tener una mascota, da igual que animal sea, requiere una gran responsabilidad.
Si decidimos tener una mascota en casa, debemos ser responsables con la decisión, y educar a nuestros hijos en el respeto hacia los animales, estos nos aportan muchos beneficios y momentos muy especiales, que no olvidaremos a lo largo de nuestra vida.
Hay responsabilidades, de las que los pequeños pueden hacerse cargo, pero hay otras en la que los mayores tendremos que intervenir o supervisar.

Depende de la edad, algunas de las cosas a las que nos pueden ayudar son:

Tener su comedero y bebedero siempre a punto (limpio y con agua y comida), dependiendo de la cantidad necesaria por raza.
Pasearlos con correa por la calle (siempre con supervisión)
Recoger sus excrementos.
Pueden ser los encargados de darles los premios.
También pueden ayudar en su higiene. (Como el cepillado a los perros, para eliminar los pelos sueltos)
Los cuidados de desparasitación y medicación, es mejor que los gestione un adulto.

Cada tarea, estará relacionada según la edad del niño y la capacidad de realizar dichas tareas, al igual que entrará en juego la personalidad de cada mascota.
Es muy importante que enseñemos a los niños a respetar no solo a los perros sino a todos los animales. 

Es cierto que hay razas que son mucho más adecuadas para tenerlas en familia, ya que son más fáciles de educar, o quizás de naturaleza más tranquila, sin embargo siempre influirá la forma de educarles y criarles.

Algunas de las razas ideales para convivir con niños son:
Boyero de Berna, Basset Hound, Bobtail, dálmata, Bulldogs, Beagle, Bichón,
Perros de razas mixtas…. entre otras muchas.

Hay estudios en los que confirman que los perros y otros animales como los caballos, aportan muchos beneficios en la vida y educación de nuestros hijos.

Cuidar a un ser vivo, encargarse de sus necesidades, alimentación, paseos, etc, es una forma de aprender a cuidarlos y respetarlos, además, mejora la autoestima y el bienestar psicológico, ya que se sienten muy queridos por sus mascotas.

Dicen que acariciar un perro reduce el estrés y la ansiedad, seguramente se convertirá en su fiel amigo, y crecerá junto a él compartiendo muchas experiencias.

Si has valorado toda la responsabilidad que conlleva y estás decidido, ¡es el momento de dar el paso y aumentar la familia!, desde el Hospital Veterinario Costa de la Luz te acompañamos y asesoramos durante el proceso, información sobre las primeras vacunas, cuidados, higiene y revisiones. Confía en nuestro equipo para que todo sea más fácil. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Hospital Veterinario Costa de la Luz
Hola
¿En qué podemos ayudarte?